Incumplimiento de visitas hijos huérfanos de padres vivos

Incumplimiento de visitas: Hijos huérfanos de padres vivos

En la actualidad los abogados especialistas en Derecho de Familia tenemos que ver la cruda realidad de las falsas malas relaciones que tienen los hijos con sus progenitores y la realidad de progenitores que incumplen las visitas de sus hijos con el padre o la madre.

En el ámbito del derecho de familia, esta conducta se denomina Síndrome de Alienación Parental, es decir, estrategia de uno de los progenitores hacia su hijo para que este no tenga relación con el otro progenitor generando rechazo y negativa a las visitas o comunicación. Este incumplimiento de visitas preocupa a muchas personas que tienen una sentencia que regula derechos y obligaciones y sufren la pérdida de la relación con sus hijos y creen que, por el mero hecho de que uno de los progenitores diga que no van a ver a sus hijos, el otro ya no puede hacer nada. Mi opinión es que este síndrome no existe, el problema es la actitud de los padres que no saben separar las relaciones personales de las relaciones paternofiliales.

Es por esto por lo que desde Sánchez Abogados te vamos a explicar con detalle la vía judicial para evitar incumplimientos de visitas y la penalización de las conductas injustificadas de uno de los progenitores.

Pasos a seguir para poder ejecutar sentencia por incumplimiento de visitas

1º Examinar sentencia donde se regule derechos y obligaciones.

2º Recopilar pruebas del incumplimiento.

3º Una vez tengamos todas las pruebas, presentar ante el juzgado que dictó la sentencia, demanda de ejecución por incumplimiento de visitas, relatando detalladamente todos los incumplimientos de régimen de custodia, régimen de visitas o comunicación telefónica.

¿Qué proceso judicial se puede iniciar ante un incumplimiento de visitas?

El trámite judicial va a tener las siguientes fases:

1º Presentación demanda ante el juzgado de familia que dictó sentencia de divorcio y medidas.

2º Traslado demanda al otro progenitor para que se oponga y exponga los motivos por los que incumple el régimen de visitas que tiene el menor.

3º El juez admite o no la prueba propuesta. En este tipo de procesos, se solicita la declaración del menor si tiene doce años, exploración del menor o bien prueba pericial psicológica para valorar los problemas familiares.

4º Una vez admitidas las pruebas, se practican y el juez resolverá si es oportuno seguir con las visitas o bien suspenderlas temporalmente.

Por ejemplo: En caso de que en la prueba pericial o exploración del menor resulte que el menor diga que quiere ver a su padre y que su madre no se lo permite, el juez podrá imponer multas al progenitor custodio por el incumplimiento de visitas sin fundamento, considerando que la madre tiene que esforzarse por el cumplimiento de las visitas puesto que la madre no tiene potestad para decidir. Si sigue incumplimiento, se trataría de un delito de desobediencia a la autoridad.

Si el progenitor custodio ve que su hijo está en peligro cuando visita al otro progenitor, ¿qué debe hacer?

Uno de los progenitores no tiene potestad para decidir romper la relación de sus hijos con el otro progenitor, sin haber motivo aparente.

 En los casos en que el menor esté realmente en una situación grave con alguno de los progenitores, el progenitor que tenga la custodia, antes de recibir una demanda de ejecución por incumplimiento de las visitas, tendrá que presentar demanda de modificación de medidas paternofiliales para poner en conocimiento tal situación solicitar exploración del menor para que exponga sus miedos o los verdaderos motivos para no cumplir el régimen de custodia o régimen de visitas pactado por sentencia. En este proceso, se producirá el seguimiento, la reducción o la suspensión de las visitas.

En conclusión, en caso de que tengas una sentencia donde establezca derechos y obligaciones y el progenitor custodio no quiera cumplir con el régimen de visitas, no hay que dejar que pase el tiempo y perder el cariño de nuestros hijos, cuando podemos utilizar las herramientas que tiene la justicia y la asesoría de un Abogado de Familia para la interposición de una demanda de ejecución con el fin de que el juez obligue al cumplimiento de las visitas, penalice al otro progenitor con una multa y pueda saber el verdadero motivo de dicho incumplimiento a través de exploración del menor para así evitar una pérdida de un hijo o generar un futuro trauma al menor.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.