Guia definitva constituir una sociedad

La guía definitiva para constituir una sociedad en 8 pasos

Son muchos los emprendedores que al poner en marcha su negocio están un poco perdidos porque no saben qué deben hacer para darle formalidad a su emprendimiento, ni cuál es la forma jurídica que más se adecua a su caso a la hora de constituir una sociedad.

Cuando deseamos emprender, nos hacemos muchas preguntas, es mejor ser autónomo o constituir una sociedad; qué tipo de sociedades existen y cuál es la que mejor encaja para mi caso; qué obligaciones tributarias voy a tener; cómo puedo proteger mi patrimonio y el de mi familia; cómo hacer para proteger mi inversión; entre muchas otras.

Y es por ello que, buscar la asesoría de un abogado experto en derecho mercantil puede marcar la diferencia entre crear unas bases sólidas para tu negocio o empezar sin rumbo y sin herramientas para solventar los problemas que se puedan generar a futuro.

Por esto, para guiarte en el proceso desde Sánchez Abogados te traemos los 8 pasos para que conozcas cómo constituir una sociedad.

PASO 1: EL NOMBRE

El primer paso para comenzar con el proceso es elegir el nombre o denominación que utilizaremos para identificar a nuestra sociedad, el cual una vez lo hayamos elegido, debemos apartarlo y verificar que ninguna otra sociedad lo esté usando, para lo cual se presentará una solicitud en el Registro Mercantil, con el fin de obtener un certificado que nos dirá si esa denominación o una similar ya está en uso o si por el contrario la podemos reservar para nosotros.

En este paso el documento que obtendremos es el Certificado de Denominación Social Negativa.

PASO 2: ABRIR UNA CUENTA BANCARIA

Una vez tenemos la denominación que utilizaremos para nuestra sociedad, podemos acudir a una entidad bancaria para abrir una cuenta bancaria a nombre de la sociedad, en la que debemos depositar el capital inicial que vamos a aportar para la constitución de la sociedad.

El capital social, es la inversión inicial que quieren realizar los socios o accionistas para poner su negocio en marcha, para ello hay unos mínimos definidos por ley, pero no hay un tope máximo, por lo que dependiendo del tipo de negocio que queremos iniciar podremos definir cuál es esa inversión inicial que vamos a necesitar.

En cuanto a los mínimos estipulados por Ley, para las sociedades limitadas es de 3.000 euros que se deben abonar de forma inmediata con la apertura de la cuenta, mientras que para la sociedad anónima el capital inicial debe ser como mínimo 60.000 euros, que se pueden diferir en el tiempo, abonando como mínimo el 25% en el momento de constitución (15.000 euros) y la parte restante de acuerdo con los plazos pactados en los estatutos.

PASO 3: REDACTAR LOS ESTATUTOS SOCIALES

La redacción de los estatutos para constituir una sociedad parece un trámite sin importancia que pasar cuanto antes, pero hay que tener mucho cuidado con este pensamiento, porque los estatutos son la vida de tu emprendimiento y contendrán las reglas de juego en relación con lo que se podrá o no hacer con la sociedad que estamos constituyendo.

En los estatutos se definirá cómo se administrar la sociedad y si dicho cargo es remunerado o no, además de cómo se remunerarán, los porcentajes que se deben reunir a la hora de tomar decisiones, cuál es el proceso de venta de las participaciones y si los otros socios pueden obligar a que se las ofrezcan a ellos antes que, a un tercero ajeno a la sociedad, a qué actividades se podrá dedicar la sociedad, entre otras cuestiones de vital importancia.

En este punto del proceso la asesoría de un experto te permitirá adaptar este documento a las necesidades reales de tu negocio y darle el alcance que tú y tus socios tienen proyectado.

PASO 4: CREAR UN PACTO DE SOCIOS

El Pacto de Socios puede ser esencial para la viabilidad de la sociedad en el futuro, puesto que nos permite definir las funciones y retribución de cada socio; determinar acuerdos sobre el gobierno de la sociedad; regular mayorías necesarias para la adopción de determinadas materias de especial relevancia; crear compromiso de permanencia y no competencia de los socios frente a la sociedad; firmar acuerdos de confidencialidad respecto a la información de la sociedad; entres otras materia de especial relevancia.

Este tipo de acuerdos no suelen redactarse, pero son un documento significativo para dejar clara las relaciones entre las personas que participan en la sociedad y puede ser un documento muy relevante para anticiparnos a las peleas entre socios.

PASO 5: ESCRITURA PÚBLICA

Una vez redactadas las reglas de juego que regirán el desarrollo de la iniciativa empresarial, es el momento de acudir al notario para darle vida a nuestra sociedad y firmar el pacto de constitución de la misma.

Para la formalización ante notario de la Escritura Pública de constitución de sociedad deberán asistir todos los socios personalmente o mediante apoderado y se deberá aportar:

  • Los Estatutos Sociales.
  • El certificado negativo de denominación social expedido por el Registro Mercantil.
  • La certificación bancaria en relación al depósito del capital social.
  • Documento de identificación de los socios o sus apoderados (DNI, NIE o poder notarial).

PASO 6: DARSE DE ALTA EN EL CENSO DE EMPRESARIOS

Después del trámite en notaria es hora de presentarnos ante Hacienda y solicitar el número de identificación fiscal de la sociedad, esto es el CIF.

En esta etapa debemos tramitar el modelo 036 de la Agencia tributaria para obtener el CIF provisional, darse de alta en el IAE y realiza la declaración censal. Este modelo es complejo y se debe conocer claramente cuál es la información que se debe diligenciar, puesto que el hacerlo mal nos puede traer futuros requerimientos por parte de la Agencia Tributaria, por lo que se recomienda estar asesorado de un abogado mercantilista con experiencia en la materia que pueda ayudarte a tramitar  el formulario.

PASO 7: INSCRIPCIÓN EN EL REGISTRO MERCANTIL

El siguiente paso es inscribir la Escritura de Constitución de la sociedad en el Registro Mercantil. Esta  es la etapa más larga del proceso, pero se puede acortar realizando el trámite de forma telemática a través del Centro de Información y Red de Creación de Empresas (CIRCE) mediante el uso del documento único electrónico (DUE), para lo cual necesitarás del acompañamiento de un abogado experto en este tipo de procesos que te explique este mecanismo.

PASO 8: SOLICITA EL CIF DEFINITIVO

Por último, una vez que la escritura está inscrita en el Registro Mercantil, tendrás que acudir de nuevo a Hacienda y pedir el CIF definitivo y ya tendrás constituida de forma definitiva tu sociedad.

La asesoría de un abogado es una pieza fundamental para garantizar que constituir una sociedad, la que vas a crear, no solo cumple con todos los requisitos de Ley, sino que además está hecha a tu medida y por tanto podrás anticipar la solución para los posibles problemas que se generen en el camino.

En Sánchez Abogados contamos con un equipo de profesionales en materia mercantil, que están preparados  para acompañarte durante todo el proceso de constitución, escucharte y adecuar la sociedad a tus necesidades.

Recuerda es posible que tenga más derechos de los que cree.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.