acusar tráfico de drogas

¿Qué hago si me acusan de tráfico de drogas?

Los delitos contra la salud pública o comúnmente llamados como tráfico de drogas están regulados en los artículos 368 a 378 del Código Penal.

Se pueden aplicar penas de prisión de uno a tres años si las drogas implicadas no causan un grave daño a la salud, como puede ser la marihuana, y de entre tres y seis años si causan grave daño a la salud, como puede ser la cocaína.

Este delito se sitúa entre uno de los más cometidos en nuestro país, sin embargo, hoy en día, siguen generando muchas dudas al respecto.

Me han detenido por traficar con drogas, ¿debo declarar?

Declaración ante la policía

En esta primera declaración en sede policial es muy importante estar bien asesorado por un profesional especialista en la materia.

Esto es así ya que resulta fundamental valorar correctamente si en ese caso concreto nos interesa o no declarar, puesto que cuando los letrados acudimos a asistir al cliente, no disponemos de ninguna información, ya que no tenemos acceso al atestado policial, esto es lo que los agentes creen que pudo pasar acerca de los hechos.

Los agentes de la autoridad únicamente nos informan en ese instante, y de manera breve y verbal, de lo ocurrido, por lo que, como bien decimos, ya desde el principio resulta indispensable contar con una eficiente asistencia letrada que nos asesore correctamente, ya que ello marcará el camino del procedimiento.

Declaración ante el Juzgado

En el preciso momento en el que el cliente es puesto a disposición judicial, es decir, que pasa a declarar ante el Juez, y una vez tenemos acceso al atestado policial, o actuaciones policiales, es cuando debemos estudiar los motivos de la acusación que existe en contra del detenido y preparar minuciosamente su declaración ante el Juez de Guardia.

Así como reunirnos con el Ministerio Fiscal y su señoría, y todo ello, porque en este mismo instante es cuando se decide si debe ir a prisión o, por el contrario, y gracias a un meticuloso trabajo por parte del letrado, ser dejado en libertad provisional.

También puede ocurrir que, aún habiendo pasado a disposición judicial, el caso se encuentre bajo el denominado “secreto de sumario” y por tanto se continúe sin permitir tener acceso a la investigación.

Siendo aquí, y una vez más, fundamental la labor del letrado para lograr, a pesar del mencionado secreto de sumario, tener acceso a los elementos esenciales sobre la detención garantizando así el derecho de defensa del detenido.

¿Puedo ingresar en prisión si me detienen por tráfico de drogas?

Una vez llevada a cabo la detención, entra el juego el papel fundamental del letrado, quien será el encargado de velar por garantizar la libertad del detenido, ya que en caso contrario se podría decretar una prisión provisional.

Es decir, permanecer privado de libertad hasta la fecha de juicio en base a una serie de recurrentes argumentos, tales como:

  • La posibilidad de reiteración delictiva.
  • Destrucción de pruebas.
  • Riesgo de fuga.

El letrado será el encargado de acreditar la inexistencia de cualquiera de estos riesgos, logrando así que el cliente espere en libertad la llegada de ese juicio.

Ahora bien, dicha libertad puede ser total o limitada con algún tipo de medida cautelar, como la obligación acudir a firmar periódicamente y/o la retirada de pasaporte, entre otras.

Pero, en cualquier caso, una vez habiendo logrado la libertad, y cumpliendo rigurosamente con tales medidas cautelares, el letrado permanecerá velando por los derechos del cliente, pudiendo incluso solicitar el levantamiento de dichas obligaciones.

Acusación por tráfico de drogas, ¿delito penal o sanción administrativa?

El tráfico de drogas está regulado como delito en el Código Penal, pero también se puede entender como una infracción administrativa, ¿Cómo podemos diferenciarlo?

  • Será sanción administrativa, cuando se incaute droga destinada a consumo o se considere simplemente tenencia.
  • Será delito penal, cuando se descubra que el infractor se dedicaba al cultivo, elaboración o tráfico de drogas o que promueva, facilite o favorezca el consumo ilegal.

Pero, es importante tener en cuenta aquí que esa sanción administrativa puede convertirse en delito penal en función de la gravedad de la infracción cometida.

Existen unos baremos que señalan lo que es considerado consumo propio y lo que, por el contrario, podría considerarse tráfico de drogas.

tráfico de drogas autoconsumo

¿Cómo puedo demostrar que era para consumo propio?

El Tribunal Supremo utiliza una tabla sobre las dosis medias de consumo diario, entendiendo que todo lo que sobrepase tales cantidades es delito.

La cantidad que se establece para los casos de la cocaína, por ejemplo, de un consumidor habitual para aproximadamente cinco días, es de 7,5 gramos, siempre en atención a su pureza, es por ello fundamental solicitar un análisis químico de la sustancia, puesto que los aditivos y sustancias ‘de corte’ no se encuentran penadas por la ley.

Además, también una diligencia fundamental que los letrados de la defensa soliciten la prueba capilar o pericial psiquiátrica de la persona en cuestión, para acreditar la afección que el investigado tenga por este tipo de sustancias, y eso, a futuro pueda suponer un beneficio penal.

Defensa por tráfico de drogas

Desde Sánchez Abogados, trabajamos todo un equipo de especialistas en la materia de Derecho Penal para ofrecerles el mejor servicio y asesoría posible, logrando así que muchos clientes hayan podido finalmente ser absueltos, es decir, declarados inocentes de los delitos por los que les acusaban.

Si usted se encuentra ante una situación semejante, recuerde que tiene más derechos de los que cree. En Sánchez Abogados, obtendrá una atención legal, clara y justa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.