Te acusan por un delito de robo en vivienda

¿Te acusan por un delito de robo en una vivienda?

Desde Sánchez abogados os vamos a contar cuáles podrían ser las líneas de defensa a seguir frente a un presunto delito de robo.

Pero para ello, en primer lugar, debemos distinguir los dos tipos de delito de robo que existen, los cuales podrían, evidentemente, darse a la vez, y que serían el robo con fuerzas en las cosas o el robo con violencia o intimidación en las personas.

Si el robo ha sido con violencia o intimidación

Esta modalidad de delito de robo se da cuando se haya empleado violencia o intimidación en las personas al cometer el delito, para proteger la huida, o sobre los que acudiesen en auxilio de la víctima o que le persiguieren.
El artículo 242.1 dice que el culpable de robo con violencia o intimidación en las personas será castigado con la pena de prisión de dos a cinco años, sin perjuicio de las penas que les pudiera corresponder por los actos de violencia física que realizase.

Si el robo se ha producido con fuerza en las cosas

El delito de robo con fuerza en las cosas se produce cuando una persona, con ánimo de lucro, se apodera de cosas muebles ajenas empleando fuerza en las cosas para acceder o abandonar el lugar donde éstas se encuentran, y está castigado con pena de prisión de uno a tres años.
Pero hay que tener en cuenta que las modalidades de fuerza están tasadas en nuestro Código Penal, siendo que únicamente son:
• Escalamiento.
• Rompimiento de pared, techo o suelo, o fractura de puerta o ventana.
• Fractura de armarios u otra clase de muebles u objetos cerrados o sellados, o forzamiento de sus cerraduras o descubrimiento de sus claves.
• Uso de llaves falsas.
• Inutilización de sistemas de alarma.

¿Y si el robo es en una vivienda?

Si el robo se produce en una casa habitada o en alguna de sus dependencias, el Código Penal establece que la pena se incrementará considerablemente en ambos casos, esto se debe al mayor riesgo que se entiende que supone el hecho de que pudiera haber gente en su interior, siendo la pena, por tanto, de dos a cinco años de prisión en el caso de robo con fuerza en las cosas, y de tres años y seis meses a cinco años en el caso de robo con violencia o intimidación en las personas.

¿Qué se considera casa habitada?

Todo albergue que constituya morada de una o más personas, aunque accidentalmente se encuentren ausentes de ella cuando el robo tenga lugar.

¿Y dependencias de la casa habitada?

Los patios, garajes y demás departamentos o sitios cercados y contiguos al edificio y en comunicación interior con él, y con el cual formen una unidad física.

¿Cuál sería la línea de defensa a seguir?

Si nos encontramos ante un presunto delito de robo con violencia o intimidación en las personas, nuestra labor será acreditar la escasa entidad de la violencia o intimidación ejercida, además de otras posibles circunstancias que se puedan dar en el caso concreto, pudiendo así llegar a reducir la pena en un grado.
Respecto al delito de robo con fuerza en las cosas, si por ejemplo para acceder a la vivienda no se ha empleado suficiente esfuerzo, con la defensa de un abogado experto en la materia se podría convertir ese inicial robo con fuerza en un simple hurto. , fundamentado todo ello en que no consta una especial energía criminal, consiguiendo disminuir, así, la pena considerablemente.

Recuerda que es posible que tengas más derechos de los que crees, por ello, si te encuentras ante esta situación, y tienes alguna inquietud, no dudes en ponerte en contacto con nosotros para recibir una asesoría legal, clara y justa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.