Dación en pago

He sufrido un revés y no puedo seguir pagando mi hipoteca

Cuando adquirimos una deuda lo hacemos tranquilos porque estamos trabajando y nuestros ingresos son los suficientes para pagar, pero ¿qué pasa si perdemos nuestro trabajo?, ¿si tenemos que cubrir gastos extraordinarios por la enfermedad de algún familiar? o ¿si nuestra economía sufre un revés que nos impide seguir pagando nuestro préstamo?

Nadie está exento de pasar adversidades en su vida y que de un día para otro la situación cambie y nos veamos enfrentados a no poder seguir pagando nuestras deudas. Es por ello que, es muy importante que antes de que empiece el acoso de las empresas de cobro, las amenazas de los bancos con el desalojo o llegue una demanda de embargo; se busque una solución.

Siempre existen vías para solucionar aún las situaciones más difíciles, y en estos casos la dación en pago es la ruta para acabar con las deudas antes de que el banco quiera llevárselo todo.

La dación en pago, aunque implica la entrega de la vivienda y la correspondiente mudanza, le permite al deudor terminar con el crédito hipotecario y poder enfocarse en las necesidades de su familia.

Para presentar la propuesta formal de dación en pago al banco es necesario resaltar la situación actual en la que se encuentra el deudor, sus ingresos, los miembros que conforman el núcleo familiar, si hay menores, mascotas, si alguno padece una enfermedad o discapacidad o si se ha vivido algún suceso de violencia de género. Para ello, se realizar un informe donde se destaquen aquellos elementos que pueden motivar a que la entidad bancaria apruebe la entrega de la vivienda a cambio de la quita total de la deuda.

En consecuencia, es muy importante asesorarse de profesionales con experiencia en este tipo de negociaciones, que estén capacitados para allanar el terreno con el fin de obtener una respuesta favorable.

Desde Sánchez Abogados ofrecemos un servicio de acompañamiento continuo a nuestros clientes y abordamos todos los escenarios de negociación con las entidades bancarias, para lograr la aprobación de la dación en pago y con ello ayudar a nuestros clientes a continuar con sus vidas sin la presión de las deudas. Los casos de éxito en negociaciones con entidades bancarias, nos llevan a afirmar que es posible evitar el acoso y la amenaza por el cobro de una deuda, y prevenir que las personas de buena fe, afectadas por situaciones ajenas a su control, tengan que cargar con los perjuicios ocasionados por el endeudamiento.

Recuerda es posible que tengas más derechos de los que crees.

Abogada

Ana Fajardo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.