delito de lesiones

He tenido un problema en una discoteca ¿Me pueden llegar a condenar en un procedimiento penal?

En numerosas ocasiones es en los ámbitos festivos donde se producen el mayor porcentaje de riñas, y de peleas entre diferentes personas, siendo lugares donde la ingesta de alcohol propensa situaciones complicadas de este tipo, y por ello resulta más común de lo que nos pueda parecer verse involucrado en un procedimiento penal por este tipo de conflictos.

Un delito de lesiones puede llevar penas aparejadas desde los 3 meses hasta los 3 años de prisión, pero si, por ejemplo, el delito fuese cometido con utilización de algún elemento peligroso, entre los más frecuentes, las armas blancas, las penas de prisión ascienden desde los 2 años hasta los 5 años, pensamos inequívocamente que son delitos por los cuales no se puede llegar a ingresar en prisión, pero la realidad es que a día de hoy existen muchas personas internas por este tipo de delitos.

Siempre y cuando nos enfrentemos a delitos con penas de prisión aparejadas superiores a dos años de prisión, el Ministerio Fiscal, de común acuerdo con el Juez de turno, puede acordar la prisión provisional por entender que existan indicios de participación, riesgo de fuga, o posibilidad de reiteración delictiva, entre los motivos más importantes…

Te puede interesar: ¿Puedo ir a prisión por un delito contra la seguridad vial?

Desde el despacho nuestro compromiso es velar por la seguridad del cliente, y con ello conseguir que no tenga que ingresar ni siquiera de forma provisional al Centro Penitenciario, argumentar y esgrimir los motivos suficientes para que el Juzgado no acuerde una medida tan gravosa como es la prisión provisional, sino poder conseguir otras menos perjudiciales como la retirada del pasaporte, o la comparecencia a firmar ante el Juzgado dos días al mes.

No debemos desatender este tipo de delitos tan frecuentes en la sociedad, y todo ello porque además podría emporar nuestro escenario, si por algún casual empeorase la situación de las lesiones podríamos incluso llegar a plantearnos el escenario de una tentativa de homicidio, situación en la que las penas privativas de libertad aumentarían de manera sustancial, y que estaríamos hablando de penas de prisión desde los 5 hasta los 10 años de prisión.

Es por ello que resulta fundamental hacer un buen trabajo respecto de la defensa en el procedimiento penal desde su inicio, bien con la detención, o bien con la primera citación para prestar declaración ante el Juzgado, y todo ello para enfocar una correcta línea de defensa trazada en atención a la situación en concreto del cliente, a efectos de ejercer su correcta defensa, y focalizar la vista en el juicio final.

Si te encuentras ante esta situación, y tienes alguna inquietud, no dudes en asesorarte. Recuerda que tienes más derechos de los que crees. En Sánchez Abogados asesoría legal,
clara y justa.

Andrea Sáez García.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.