Regimen_de_visitas_cuarentena

Régimen de visitas durante la crisis sanitaria: Covid-19

Desde que se ha decretado el estado de alarma derivado por la crisis sanitaria Covid-19 son muchos los progenitores que se han visto afectados el régimen de visitas fijado por sentencia de medidas paternofiliales. Muchos de ellos, han ejercido y están ejerciendo un uso abusivo de la patria potestad puesto que aprovechan esta situación para evitar que el menor se relacione o comunique con el otro progenitor, sin haber riesgo.

Por otro lado el estado de alarma ha desencadenado una serie de situaciones en relación al régimen de visitas cuando uno de los progenitores trabaja como personal sanitario.

En estos casos, mi consejo sería que todo el tiempo que dure la situación de alarma, los menores estén con el otro progenitor que no le genera riesgo, para ello, se necesita tener un buen diálogo entre los padres y velar por el interés superior del menor que en este caso es su salud. Para ello, todas las visitas intersemanales y de fines de semana que se pierdan se podrán compensar tras levantarse el estado de alarma.

¿Cómo afecta la alarma sanitaria al régimen de visitas?

En España son muchos jueces de familia que se han pronunciado sobre la suspensión de las visitas en situación de alarma por Covid-19, por tanto se han unificando los siguientes criterios:

  • PRIMER CRITERIO: PUNTOS DE ENCUENTROS FAMILIAR (PEF)
    Mientras permanezcan cerrados los Puntos de Encuentro Familiar no se llevaran a cabo las visitas derivadas al mismo, al no ser posible su cumplimiento con las garantías acordadas. En este punto debemos resaltar dos situaciones:

    • A) Visitas no tuteladas; donde las entregas y recogidas son en el punto de encuentro. Los padres que tienen estas visitas fijadas en sentencia son los más perjudicados ya que suelen ser casos que tienen orden de alejamiento vigente y en la situación que nos encontramos de crisis sanitaria Covid-19, los puntos de encuentro familiar a nivel nacional se han cerrado, al ser un servicio social no va a haber compensación de visitas en un futuro. Tampoco pueden llegar a un acuerdo entre los progenitores puesto que tienen una medida cautelar por la que no se pueden aproximar ni comunicar.
      Mi recomendación en estos casos, es evitar cualquier acercamiento al domicilio del progenitor/a para evitar denuncias por quebrantamiento de condena y esperar a que termine el período de confinamiento.
    • B) Visitas libres intersemanales; de corta duración y sin pernocta se suspenden para evitar riesgos al menor, pudiendo compensarse en el fin de semana que le corresponda o una vez se levante el estado de alarma.
  • SEGUNDO CRITERIO: NO SON VACACIONES SINO PERIODO ORDINARIO
    Todo el período de estado de alarma por coronavirus se considera período ordinario, no vacacional. Son muchos los casos que por mutuo acuerdo, han acordado partir el tiempo de estado de alarma, postura que me parece correcta para así evitar traslados.
  • TERCER CRITERIO: RÉGIMEN DE VISITAS NO SE SUSPENDE SALVO EXCEPCIONES
    Dada la gran diversidad de supuestos en los que se puedan encontrar las familias, no se suspenderá el régimen de visitas sin perjuicio de los consensos y acuerdos que puedan alcanzar las partes en interés del menor. En cambio, como excepción, se suspenderán las visitas de corta duración intersemanales, sin pernocta, para evitar este tipo de desplazamiento en esta situación de riesgo y contagio.
    Ahora bien, deberá garantizarse por la persona a cuya guarda se encuentre el menor, una comunicación con el progenitor o familiar con derecho a la visita durante ese periodo de visita presencial suspendida. Comunicación que se posdrá realizar por videollamada y/o llamada a través de las distintas plataformas digitales con las que contamos en la actualidad.
  • CUATRO CRITERIO: CASOS DE URGENCIA
    Vamos a plantear un caso en el que se puede presentar una demanda de jurisdicción voluntaria por conflicto en la patria potestad.
    Imaginemos que desde que se decreta el estado de alarma los cónyuges piensan en divorciarse y uno de ellos, sufre la amenaza de que el otro progenitor quiere cambiar de residencia a otro país sin autorización y aprovechando la situación de suspensión de servicio de los juzgados por haberse decretado estado de alarma.
    Estos son los casos que el juzgado considera importante su tramitación, y viendo que es una situación urgente derivada del Covid-19, para evitar que el progenitor o la progenitora pierdan el contacto con su hijo, se podrá presentar demanda por conflicto en la patria potestad, solicitando que se dicte una resolución judicial admitiendo la medida cautelar de prohibición de salida del país, retirada de los pasaportes, así como la prohibición de expedición del primer pasaporte.
  • QUINTO CRITERIO: INCUMPLIMIENTO DE LAS MEDIDAS PATERNOFILIALES

Por lo que se refiere a los procedimientos de ejecución que pudieran presentarse, una vez se alce la interrupción de los plazos previstos de las leyes procesales, se le dará el trámite ordinario, valorando el incumplimiento alegado, de conformidad con los criterios expuestos anteriormente.

Los procesos de ejecución se pueden presentar siempre que pase el estado de alarma generado por la crisis sanitaria del coronavirus y siempre que no se hayan respetado las medidas fijadas por sentencia judicial.
Son muchos los casos que piensan que por el mero hecho de pasar a ser cuidadores de sus hijos durante un mes ya pueden dejar de pagar la pensión. Este sería un típico ejemplo de incumplimiento que puede ser alegado una vez levantado el estado de alarma.

Nos preguntaremos: ¿Tiene validez los acuerdos que alcancen los progenitores para no pagar la pensión de alimentos durante el estado de alarma?

No tienen validez puesto que se trata de un acuerdo verbal entre las partes y el progenitor que percibe la pensión, una vez se levante el estado de alarma, puede interponer demanda de ejecución por impago de pensiones, siempre que no se paguen dos meses consecutivos o cuatro meses no consecutivos. Únicamente, se consideran acuerdos legales, el convenio regulador, sentencias, así como actas notariales.

Me he quedado sin empleo por un ERTE: ¿Debo continuar pagando la pensión de alimentos?

En caso de que el progenitor obligado al pago de la pensión de alimentos haya sufrido un ERTE en la empresa o haya perdido su trabajo, dependiendo de la situación, podrán solicitar una suspensión de pago de la pensión de alimentos o aplazamiento del pago de esta, siempre que acrediten su empeoramiento económico.
Si se encuentra en una situación de desempleo y/o puede afrontar la totalidad del pago de la pensión, deberá acreditar la situación, pagar la pensión de alimentos que pueda y solicitar de carácter urgente, una demanda de modificación de medidas para reducir la pensión de alimentos.

Deberá acreditar que las circunstancias personales tanto económicas como laborales han variado sustancialmente y que no puede asumir las mismas obligaciones que en el momento de dictarse sentencia. Se deberá hacer una comparativa de la situación en el momento que se fijaron las medidas y la situación actual.

A modo de conclusión cabe destacar los siguientes puntos:

  • En el caso de que se suspendan las visitas, el progenitor que se vea perjudicado, tendrá derecho a comunicarse con sus hijos mediante llamada y/o videollamada (WhatsApp, Facetime, Skype) para poder conocer el estado en el que se encuentran sin impedimento alguno.
  • Durante el tiempo que dure el estado de alarma, todos los progenitores que tengan fijado en una resolución la obligación del pago de la pensión, deberán pagarla para evitar demandas o denuncias.
  • En caso de que el progenitor no pueda pagar la pensión deberá en la medida de lo posible solicitar cuanto antes el cambio de medidas para evitar futuras conflictos penales.
  • Si el progenitor no custodio ha perdido su trabajo y está situación sea duradera en el tiempo, deberá presentar demanda de modificación de medidas, solicitando la reducción de la manutención aportando documentación que lo acredite.

No se trata de cumplir con lo fijado en un convenio regulador o sentencia, sino de cumplir teniendo como objetivo el bienestar del menor, que es un derecho de especial protección. Esta situación de alarma por coronavirus es tiempo de conciliar y tener la máxima comunicación entre los progenitores para evitar distanciamiento entre los hijos y conflictos en un futuro, lo que vivan nuestros hijos hoy, será su educación mañana.

Vera Monfort.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.